[MERCURIADOS]

 
 

Reflexiones finales

Es cuando menos CURIOSO que hasta el momento en que la OMS reconoce (haciendo una estimación muy contenida) que de las amalgamas dentales salen diariamente (en condiciones normales) entre 3 y 17 microgramos de mercurio (Hg)[1], se AFIRMABA (no sólo en las consultas odontológicas, sino también en las Facultades médicas) que “era imposible que saliese Hg de los empastes de amalgama una vez que el Hg fraguaba, se amalgamaba, con la plata y resto de metales...”. Ahora, afortunadamente, algunos profesionales médico-odontológicos son conscientes del peligro que éstas suponen (ya hemos hecho alusión anteriormente a Informes que analizan el riesgo de llevar amalgamas en la boca[2]), particularmente en algunas circunstancias y con ciertos grupos de personas (embarazadas, fetos, niños, personas con la inmunidad baja, personas genéticamente predispuestas, etc). Pero sigue siendo LAMENTABLE (hablamos por experiencia propia), que, todavía en pleno siglo XXI haya profesores de Odontología (algunos incluso catedráticos) que no estén al día de los Informes de la OMS y sigan repitiendo (dentro y fuera de la Facultad) la antedicha cantinela: “es imposible que salga Hg de los empastes de amalgama una vez que el Hg fragua y, de salir algún Hg, sería tan poco que únicamente podrían darse, en individuos hipersensibles, reacciones alérgicas o de hipersensibilidad de menor importancia”. También se afirma/ba que en personas que no trabajan con Hg o derivados es el pescado/marisco la principal fuente de Hg. Para dejar las cosas en su sitio, vamos a repetir aquí las afirmaciones del, ya varias veces citado, Prof. Dr. Maths Berlin (Berlin, 2004: 154):

Desde el momento en que la amalgama fue introducida para realizar empastes dentales, surgió la preocupación ante el hecho de que la toxicidad del mercurio pudiese dar lugar a inaceptables riesgos para la salud. (...) La incidencia respecto a los efectos secundarios más habituales se estima en un 1%. Esto equivale a 10.000 pacientes en una población de 1 millón de portadores de amalgamas dentales; un considerable problema de salud. En el Informe de la OMS sobre mercurio inorgánico[3] (...) se estableció que el mercurio de las amalgamas constituye la fuente principal de adquisición de mercurio, lo que equivale, como mínimo, a todas las otras posibles fuentes de adquisición de mercurio juntas[4].

Desde aquí, desde esta modesta Asociación, con el propósito de evitar afirmaciones más que discutibles, pero con el mayor respeto a la clase médica (existen MAGNÍFICOS profesionales médicos), URGIMOS a quien corresponda (a los propios implicados en el proceso de enseñanza-aprendizaje, a las Autoridades Sanitarias) para que, en las Facultades de Medicina, el profesorado y alumnado estén lo más al día posible no sólo de las investigaciones más punteras, publicadas en revistas médicas como JAMA[5]. Han de estar también al día de las últimas investigaciones o hallazgos (sobre tal o cual cuestión médica; en este caso, referente a las amalgamas dentales) de una Organización Médica que es un referente mundial, esto es, de la OMS. NO es serio, ni prudente, que un profesional de la Medicina haga afirmaciones como las arriba señaladas y después se equivoque en su diagnóstico y su tratamiento.

MIRANDO AL FUTURO

Tratamos de mirar al futuro con realismo[6], pero también con esperanza, así que algunos de nuestros proyectos de futuro, pasan, en primer lugar, por saber más respecto al abordaje de nuestra problemática de salud, para luego o al mismo tiempo (en la medida en que nuestra salud nos lo vaya permitiendo):

© MERCURIADOS 2018. Todos los derechos reservados

Conforme W3C XHTML 1.1 | CSS 2.1 | WAI "A" Diseño y desarrollo por Legendarya: Proyectos, aprendizaje, juegos y multimedia

Visitas:2715511. Área privada